miércoles, 23 de marzo de 2011

Tropezar de nuevo... con lo mismo

Yo no quería un día de blanco. NO lo quería. Pero lo hice, y lo hice para complacerle a él.
Me vió llorar a lágrima viva de impotencia por no saber qué decirle después de casi chantajearme emocionalmente para que nos casáramos.
Me vió gritar de rabia cuando todas las decisiones que tomaba sobre ese ( MI ) día, le parecían mal... me vio rogarle que dejara de ponerme palos en las ruedas y se limitara a acompañarme...

Disfruté de mi día. Fue un día grande y muy divertido.

Pero mientras pasaba por aquellos malos tragos durante la organización de aquel día, me prometí que cuando tuviera un hijo no dejaría que me manipulara de ninguna forma, ni que me afectaran si quiera sus chantajes, gritos o malas caras.

Fueron los primeros en saber que estaba embarazada. En seguida él me hizo saber que quería decirlo ya. Le dije que no podía decirlo. Eran privilegiados al enterarse con tan poco tiempo porque son mis padres pero no debían decírselo a nadie porque éramos nosotros quienes debíamos establecer el ritmo y orden.

Decidí esperar a Semana Santa para decírselo a mi familia más lejana en la visita que les haremos.
Incluso le dejé que se desahogara contándoselo a su mejor amigo para que tuviera con quien hablar del tema.

Ha dado igual. Ayer me dijo que se lo había contado a su primo.

- ¿Qué? ¿que se lo has dicho a tu primo?
- Sí
- Por qué?
- Porque mi primo es una tumba y no se lo va a decir a nadie
- Te dije que no se lo dijeras a nadie, qué parte no has entendido?
- Es que yo no entiendo nada, por qué no se lo puedo decir a mi primo?
- Porque te dije que no lo hicieras para evitar que corra la voz.
- Es que mi primo no va  a decir nada.
(...)

Me da igual ya si tu primo dice algo o no... Me has fallado y de la misma forma que no se me olvidará lo mal que me lo hiciste pasar con la boda, no se me olvidará lo que has hecho ahora.
¿Qué qué has hecho?

LO QUE TE DA LA GANA!

Como siempre...

La decisión está tomada, y dudo que pueda confiar en ti en muchas cosas. Ya sé que tú no eres una tumba.

6 comentarios:

  1. A vegades ens hem de carregar de paciència amb els pares, eh? Molt dir dels fills però...

    Va, no et facis mala sang :*

    ResponderEliminar
  2. Paciencia, chica, paciencia... Es más normal de lo que te imaginas.

    ResponderEliminar
  3. Por desgracia Verónica tiene razón, es más normal de lo que te imaginas.
    Hay mucha gente que se cree con derechos por ser X y muchos que no sabemos pararles.
    Tú a lo importante que eres tú y tu proyecto ;)

    ResponderEliminar
  4. Si, hija, si... a veces eso está a la orden del día! Animate, guapa... e intenta darle las menos vueltas posibles!

    Besicos

    ResponderEliminar
  5. Ains madre! En serio esto es tan normal???? Yo pensaba que mi padre sería una especie en extinción! uf!

    ResponderEliminar
  6. Mi madre también le gusta "organizar" la vida de los demás. Tiene ese defecto de serie. Yo me revelé hace años y ya no le consiento ni una...pero a veces por el pequeño, tengo que hacer la "vista gorda" y no veas que mala leche me entra.

    Ánimo!

    ResponderEliminar

Cuéntame!